Historia y evolución de la cuna de bebé

96 120 17 69
Historia y evolución de la cuna de bebé

Desde los primeros días, el perfecto cuidado de los más pequeños y su bienestar dependen de muchos objetos. Como expertos artesanos de la madera en Valencia sabemos que uno de los más importantes es la cuna. Aquí dormirán, antes de pasar a su primera camita, hasta los 2 o 3 años, y un buen descanso es fundamental para el crecimiento y su desarrollo físico, mental y emocional.

Sin embargo, la cuna no siempre ha sido lo que ahora conocemos, sino que ha evolucionado desde la antigüedad hasta ahora. En sus orígenes, las cunas eran pequeños recipientes de madera en forma de teja. Más adelante se le añadieron pies semicirculares que se usaban para balancear al bebé y facilitar su sueño, imitando el movimiento del vientre materno.

Los artesanos de la madera en Valencia saben bien que, desde casi sus comienzos, la cuna ha mantenido dos elementos que la definen: un interior confortable y unas barandas laterales que protegen al bebé de caídas o saltos. Además, se fueron añadiendo elementos externos como el dosel, para salvaguardar a los pequeños de insectos o de la luz, e incluso como elemento decorativo. Curiosamente, en el siglo XIX la alta sociedad prefería cunas ostentosas y cargadas de elementos externos, como demostración de su posición social.

El dosel dio paso a los coloridos apliques colgantes, que son piezas movibles articuladas que captan la atención del bebé y lo mantienen entretenido, incluso facilitando el sueño.

Elegir la cuna perfecta para los más pequeños de la casa tiene que ser algo meditado: hay que tener en cuenta sobre todo la seguridad del bebé (la distancia entre los barrotes es fundamental) y su comodidad en el interior. Debe también adaptarse al espacio del que dispongamos en la casa.

En Torneado Y Mecanizado De Madera Tnim, como expertos en mobiliario infantil, te aconsejaremos y diseñaremos la mejor cuna para tu bebé.

haz clic para copiar mailmail copiado